February 2, 2023
Elián Soto se une a los Nacionales cuando se abre el período de firmas internacionales


Comentario

Si bien el nombre más importante en la clase de firmas internacionales de los Nacionales de Washington para 2023 es Elián Soto, sí, el hermano menor de Juan, el club también agregó oficialmente un puñado de jugadores de mayor rango el domingo. Ahora en el redil de Washington están el jardinero Andy Acevedo (bono de $ 1.3 millones), el campocorto Edwin Solano ($ 1.3 millones) y el jardinero Juan Obispo ($ 600,000), con los términos según dos personas familiarizadas con sus acuerdos.

Soto, un jardinero de 17 años, firmó por $225,000 más una beca de $200,000, según una persona con conocimiento de los términos. Hace un año, cuando el futuro de su hermano mayor con los Nacionales seguía en juego, Elián dio la vuelta a su compromiso con los Mets de Nueva York antes de volver a su plan original. Elián fue una presencia regular durante el tiempo de Juan en Washington y ahora tiene la oportunidad de trazar su propio camino a través del sistema del equipo.

Aquí está la clase completa de 2023 de los Nacionales, anunciado por el equipo después de que se abrió el período de fichajes el domingo (aunque la mayoría de los acuerdos se concretan mucho antes de que técnicamente comience el período): Acevedo (17 años, República Dominicana), jardinero Carlos Batista (17, DR), Cabrera (16, DR), derecho José Feliz (17, DR), el jugador de cuadro Eikel Joaquín (17, DR), el jardinero Héctor Liriano (16, DR), el receptor Agustín Marcano (16, Colombia), Obispo (16, DR), el derecho Leuris Portorreal (17, DR), el zurdo Juan Reyes (17, Panamá), el diestro Enyerber Riveo (17, Venezuela), Solano (16, DR), Soto (17, DR) y el jardinero Carlos Tavares (17, DR).

Los Nacionales no han comprometido su fondo de bonificación completo de $5,284,000. E incluso si continúan agregando en los próximos meses, la estrategia de este año es una ruptura con su enfoque típico bajo el asistente del gerente general Johnny DiPuglia, quien dirige su operación en América Latina.

Desde que los Nacionales firmaron a Juan Soto por $1.5 millones en 2015, habían perseguido a tipos con bonos altos siempre que era posible, a menudo entregando dinero por adelantado a algunos jugadores mientras hacían cambios de bajo costo con el resto. En enero pasado, usaron la mayor parte de su fondo de gastos para contratar al jardinero cubano Cristhian Vaquero con un bono récord del club de $4.925 millones. Los únicos años recientes atípicos, hasta ahora, se debieron a gastos agresivos en 2016, cuando tenían un fondo común de $ 2.335 millones y dieron más de $ 5 millones a 19 jugadores. Como penalización por exceder su fondo ese verano, no se les permitió fichar a ningún jugador por más de $300,000 en los siguientes dos periodos.

Pero ahora, dado que los propietarios generalmente gastan menos en medio de una posible venta, los Nacionales repartieron una suma reducida a su clase más grande desde 2019 (cuatro jugadores más que en enero pasado y el anterior). El gasto estimado del equipo, rematado por las bonificaciones de Solano y Acevedo, es menor que lo que recibió Vaquero solo el invierno pasado. La huella general es más pequeña de lo habitual, ya sea porque los Nacionales no consiguieron un jugador destacado o porque tomaron muchas más oportunidades en un mercado volátil.

Los Orioles de Baltimore, por el contrario, firmaron a 27 jugadores y alcanzaron el máximo con un bono de $2.3 millones al campocorto Luis Almeyda. El receptor Ethan Salas, el jugador mejor clasificado, firmó con los Padres de San Diego por un bonificación récord reportada de $ 5.6 millones. Cabrera ocupó el puesto 39 en la clase, según MLB Pipeline, mientras que Acevedo ocupó el puesto 45 y Solano el 46.

Nacionales evitan el arbitraje con cinco, siguen negociando con Víctor Robles

En retrospectiva, la estrategia de Washington de 2016 mostró el riesgo de gastar mucho en un solo jugador y los posibles beneficios de dividir el dinero entre un grupo más grande. Es difícil predecir el futuro de un joven de 16 años, sin importar cuánto lo busques. Ese es un argumento sólido para lanzar una red amplia, cuyo tamaño suele estar dictado por la inversión de la propiedad en el proceso.

Yasel Antuna, quien firmó por $3.9 millones como el mejor jugador de la clase 2016, no ha avanzado más allá de la Clase AA y fue designado para asignación esta temporada baja. Después de pasar por las exenciones, permaneció en la organización. Pero otros cuatro jugadores de ese año, el jugador de cuadro Luis García ($1,3 millones), el jardinero Yadiel Hernández (firmado como un desertor cubano de 29 años), el receptor Israel Pineda y el lanzador derecho Joan Adon, llegaron a las mayores. García es parte de los planes a largo plazo del equipo, y Pineda y Adon aún tienen la oportunidad de unirse a él.

Estos son los jugadores que firmarán con los Nacionales por más de $1 millón con DiPuglia a cargo:

2023 — El jardinero Andy Acevedo y el campocorto Edwin Solano por $1.3 millones cada uno

2022 — El jardinero Cristhian Vaquero (Cuba) por un récord del club $4,925,000

2o20-21 — Campocorto Armando Cruz (República Dominicana) por $3.9 millones

2019 — El lanzador derecho Andry Lara (República Dominicana) por $1.25 millones

2016 — Infielder Yasel Antuna (República Dominicana) por $3.9 millones; el infielder Luis García por $1.3 millones

2015 — Jardinero Juan Soto (República Dominicana) por $1.5 millones





Source link

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *